Tratamientos Terracota

jueves, 31 de julio de 2014

LOS PRETRATAMIENTOS EN SUELOS DE BARRO

http://www.tratamientosterracota.es

En muchas ocasiones cuando vamos a comprar un suelo de barro, se nos ofrece la posibilidad de comprar este suelo con un tratamiento que o bien ya viene aplicado desde fábrica o bien se nos ofrece un producto para que se le aplique a las losas antes de ser colocadas.

Esto que puede parecer ser la solución definitiva para poder despreocuparse en tener que limpiar y tratar el suelo de barro una vez ha sido colocado por albañiles, no es ni mucho menos así.

Los pretratamientos en suelos de barro vienen a cumplir el siguiente propósito :  La idea es que un suelo pretratado evite que absorba manchas durante el proceso de colocación, de modo que sirva como una barrera de protección durante esta fase.

El entender estos pretratamientos como definitivos, desde nuestro punto de vista es un error por los siguientes motivos :

1.      Cuando el albañil va a colocar el suelo de barro, en la mayoría de las ocasiones sumerge la losa en un barreño antes de colocarla, con la idea de que el cemento agarre mucho mejor sobre esta.

2.      Normalmente las losas de barro se coloca utilizando cemento o pegamento cola que como todos sabemos hay que mezclar con agua.

En ambos casos nos encontramos con la misma situación y es que de un modo u otro va a existir una importante humedad tanto en la losa como por debajo de esta.  Por tanto, esta humedad va a querer ir evaporándose poco a poco desde el interior hacia el exterior.

Normalmente los pretratamientos consisten en productos químicos hidrofugantes que impide la absorción de líquidos y que tienen suficiente micro poro para permitir la evaporación de la humedad.  Ahora bien, la realidad con la que nos encontramos es que esto no es siempre así, ya que hay pretratamientos que se venden como tratamientos definitivos que impermeabilizan la losa al 100 % evitando que esta humedad pueda evaporarse a través de la losa y cuya única salida sea a través de la junta.

Esto puede llevar a una problemática con la que nos encontramos muy a menudo desgraciadamente con suelos pre tratados; y es que una vez han sido colocados al tiempo comienzan a aparecer recercos blanquecinos que al intentar limpiar observamos que se encuentran en el interior de la losas y al que no podemos acceder y por tanto limpiar.

La razón de esto es porque la humedad interior no consigue evaporarse a través de la losa al estar el poro de esta totalmente cerrado y de este modo esta humedad se concentra en el interior de la losa formando partículas de salitre, y no podemos acceder a ella ya que la losa de barro esta impermeabilizada.

Otro tema también importante, es que en el mejor de los casos, donde no nos aparezca ningún problema como el anteriormente descrito, es que las juntas entre las losas de barro no tendrán ningún tratamiento aplicado y por tanto su porosidad será del 100 %; de modo que si queremos tener nuestro suelo bien protegido tendremos que aplicar un tratamiento también a estas juntas.

Por todo lo explicado hasta el momento podría parecer que entonces el aplicar un pretratamiento a un suelo de barro nuevo que hemos comprado es tirar el dinero.  Pues bien no es del todo cierto siempre y cuando tengamos claro la función que estos pretratamientos cumplen.

Desde nuestra experiencia de más de 15 años limpiando y tratando suelos de barro, recomendamos los pretratamientos solo cuando exista un alto riesgo de que durante la obra se nos pueda manchar el suelo.  Es decir, si estamos en el caso de una obra de vivienda nueva con gran movimiento de personal (albañiles, pintores, electricistas, …) y sabemos a ciencia cierta que una vez colocado el suelo va a haber gran movimiento de personal sobre él y que existe un alto riesgo de que pueda mancharse por utilización de ácidos, pintura, yeso, etc; entonces en estos casos sí que es recomendable utilizar un barro con pretratamiento.

También hay que tener muy presente el factor económico y es que un barro pretratado nos va a suponer un desembolso considerablemente más alto que  el comprar el barro virgen sin tratamiento alguno.
Además, todos los pretratamientos como hemos dejado claro cumplen únicamente la función de impedir que el barro se manche durante el proceso de la obra y en ningún caso son tratamientos definitivos.  De este modo una vez finalizada la obra, lo primero que hay que hacer es proceder a la eliminación de este pretratamiento para poder acceder al interior de la losa y limpiar en profundidad y permitir la evaporación total de la humedad, para una vez seco completamente toda la superficie, proceder a la aplicación del tratamiento de protección.

Normalmente cuando trabajamos sobre suelos nuevos recién puestos y que no han sido pretratados el trabajo de tratamiento consta de dos fases :  Limpieza y tratamiento; mientras que con suelos pretratados hay una fase más para eliminar dicho pretratamiento :  Decapado.

Esto va a suponer que junto al gasto adicional que supone comprar un suelo de barro con pretratamiento, hay que añadir un gasto mas en el posterior trabajo de tratamiento del suelo y es la fase de decapado anteriormente explicada.
Por tanto cuáles son nuestras conclusiones y recomendaciones :

En la gran mayoría de los casos no es necesario comprar losas de barro pretratadas, ya que si se tienen las preocupaciones oportunas en la obra, no tiene porque mancharse las losas.  El peligro de que se manchen viene de que le caiga pintura, ácidos, aceites, silicona, etc.  Sin embargo el polvo y el transito normal no va a afectar en absoluto al barro.

Hay que pensar que el suelo de barro es un pavimento de superficie delicada, es decir, a nadie se le ocurriría poner un suelo de tarima o mármol pulido y que luego los pintores, yesistas, etc; no tomasen las precauciones adecuadas para no deteriorarlo.  Por tanto con el barro es igual, lo ideal es que la colocación del mismo sea una de las últimas cosas en la obra.

En definitiva, teniendo las precauciones normales al igual que con cualquier otra superficie delicada, los pretratamientos son un gasto adicional importante que podemos evitar en la gran mayoría de los casos.



Fdo :  Departamento técnico de Tratamientos Terracota.





No hay comentarios:

Publicar un comentario